You are here

Sordera súbita

En esta página:

¿Qué es la sordera súbita? 

La pérdida súbita de audición neurosensorial (“oído interno”), comúnmente conocida como sordera súbita, se produce como una pérdida rápida e inexplicable de la audición, ya sea de pronto o en el transcurso de unos días. La sordera súbita ocurre porque algo no funciona en los órganos sensoriales del oído interno. La sordera súbita frecuentemente afecta a solo un oído. 

Las personas con sordera súbita a menudo descubren que han perdido la audición al despertarse por la mañana. Otros primero lo notan cuando intentan usar el oído en el que han perdido la audición, como al usar el teléfono. Mientras tanto, otras personas sienten un fuerte sonido explosivo como un “pop”, justo antes de perder la audición. Las personas con este trastorno también pueden advertir algunos síntomas como sensación de llenura en el oído, mareos y un timbre o zumbido en los oídos, como tinnitus. (Para aprender más, lea la hoja de información del NIDCD de Tinnitus). 

A veces, las personas con sordera súbita no consultan al médico enseguida porque piensan que su pérdida de audición se debe a alergias, sinusitis, cera que tapa el conducto auditivo, u otros problemas médicos comunes. Sin embargo, los síntomas de sordera súbita se deben considerar como una emergencia médica y se debe consultar al médico de inmediato. Aunque aproximadamente la mitad de las personas con sordera súbita recuperan parte o toda su audición espontáneamente, por lo general en el transcurso de una a dos semanas desde el inicio de los síntomas, retrasar el diagnóstico y el tratamiento (cuando esté justificado) puede disminuir la eficacia del tratamiento. Recibir tratamiento de manera oportuna aumenta en gran medida la posibilidad de que se recupere al menos parte de la audición.

Los expertos calculan que, cada año, la sordera súbita afecta a entre una y seis personas de cada 5,000. Sin embargo, la cantidad real de nuevos casos anuales podría ser mucho mayor, ya que este trastorno a menudo no se llega a diagnosticar. La sordera súbita le puede ocurrir a personas de cualquier edad, pero con mayor frecuencia afecta a adultos de alrededor de 45 a 55 años. 

¿Qué causa la sordera súbita? 

Varios trastornos que afectan el oído pueden causar sordera súbita, pero solo alrededor del 10 por ciento de las personas diagnosticadas tienen una causa identificable. 

Algunos de estos trastornos son: 

  • infecciones, 
  • trauma en la cabeza, 
  • enfermedades autoinmunitarias, 
  • exposición a ciertos medicamentos para tratar el cáncer o infecciones graves, 
  • problemas de circulación de la sangre, 
  • trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple y 
  • trastornos del oído interno, como la enfermedad de Ménière. (Para aprender más, lea la hoja de información del NIDCD de La enfermedad de Ménière). 

La mayoría de estas causas vienen junto con otros problemas médicos o síntomas que llevan al diagnóstico correcto. Otro factor que se debe considerar es si la pérdida de audición ocurre en uno o ambos oídos. Por ejemplo, los tumores en el nervio auditivo deben descartarse como la causa si la sordera súbita ocurre solo en un oído. En cambio, una enfermedad autoinmunitaria puede causar sordera súbita en uno o ambos oídos. 

¿Cómo se diagnostica la sordera súbita? Una paciente con auriculares está sentada de un lado de un escritorio mientras que una tecnóloga está sentada frente a ella haciéndole una prueba de audición.

Si tiene síntomas de sordera súbita, su médico debe descartar una pérdida de audición conductiva, que es la pérdida de audición debido a una obstrucción en el oído, como líquido o cera en el oído. Si al examinarle su médico no le detecta una causa obvia e identificable para la sordera súbita, deberá hacerle una prueba llamada audiometría de tonos puros en el transcurso de unos días desde el inicio de los síntomas para identificar cualquier pérdida de audición neurosensorial. 

Con la audiometría de tonos puros, el médico puede medir qué tan fuertes deben ser las diferentes frecuencias o tonos de los sonidos para que usted los pueda escuchar. Una señal de sordera súbita podría ser si tiene una pérdida de al menos 30 decibelios (los decibelios son una medida de la intensidad del sonido) en tres frecuencias consecutivas en menos de 72 horas. Por ejemplo, una disminución en la audición de este tipo podría hacer que una conversación suene como un susurro. Los pacientes pueden tener cambios más sutiles y repentinos en su audición y su diagnóstico puede incluir otras pruebas. 

Si le diagnostican con sordera súbita, el médico probablemente pedirá que se le haga otras pruebas para tratar de determinar la causa subyacente. Estas pruebas pueden incluir análisis de sangre, pruebas de imágenes (por lo general, imágenes por resonancia magnética) y pruebas de equilibrio. 

¿Cómo se trata la sordera súbita? 

El tratamiento más común para la sordera súbita son los corticoesteroides, sobre todo cuando no se conoce la causa. Los esteroides se usan para tratar varios problemas médicos. Su función es reducir la inflamación y la hinchazón y ayudar al cuerpo a combatir enfermedades. Anteriormente, los esteroides se recetaban en forma de pastillas. En 2011, un ensayo clínico financiado por el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) mostró que las inyecciones intratimpánicas de esteroides (a través del tímpano) eran tan eficaces como los esteroides orales. Después de este estudio, los médicos comenzaron a recetar inyecciones intratimpánicas de esteroides directas en el oído medio, de donde el medicamento pasa al oído interno. Las inyecciones se pueden poner en los consultorios de muchos otorrinolaringólogos, y son una buena opción para las personas que no pueden tomar esteroides orales o quieren evitar sus efectos secundarios. 

Los esteroides deben comenzar a usarse tan pronto como sea posible para obtener el mejor beneficio, e incluso puede que se recomienden antes de obtener los resultados de todas las pruebas. Si el tratamiento se retrasa por más de dos a cuatro semanas, las probabilidades de revertir o disminuir la pérdida de audición permanente disminuye. 

Si su médico descubre la causa subyacente de la sordera súbita, es posible que necesite tratamientos adicionales. Por ejemplo, si la sordera súbita fue causada por una infección, el médico puede recetarle antibióticos. Si usted tomó medicamentos que resultaron ser tóxicos para el oído, el médico puede recomendarle que tome otro medicamento. Si usted tiene una enfermedad autoinmunitaria que hace que el sistema inmunitario ataque el oído interno, quizás su médico le recete medicamentos para suprimir su sistema inmunitario. 

Si la pérdida de audición es grave, no responde al tratamiento y ocurre en ambos oídos, su médico puede recomendarle que use audífonos (para amplificar el sonido) o incluso que reciba implantes cocleares (para estimular directamente las conexiones auditivas en el oído que van al cerebro). Para aprender más, lea las hojas de información del NIDCD de Audífonos y de Implantes cocleares

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo sobre la sordera súbita? 

Se sabe muy poco acerca de las causas de la mayoría de los casos de sordera súbita. Los investigadores están considerando diferentes tipos, factores de riesgo y causas de la sordera súbita. Por ejemplo, los investigadores están estudiando cómo los cambios en el oído interno, como una alteración en el flujo sanguíneo o una inflamación, pueden contribuir a la pérdida de audición. También están probando nuevas formas de utilizar las tecnologías de imágenes para ayudar a diagnosticar la sordera súbita y potencialmente detectar sus causas. 

Los investigadores financiados por el NIDCD también están tratando de mejorar las formas de administrar medicamentos en el oído interno mediante inyecciones intratimpánicas. Los científicos están desarrollando formas para introducir medicamentos a microesferas diminutas que pueden liberarlos lentamente. Esto permitiría que los médicos administren una sola inyección de un medicamento de liberación lenta en el oído en lugar de varias inyecciones de un medicamento tradicional de liberación rápida. Otro equipo de científicos está estudiando el uso de imanes para empujar partículas infundidas con medicamento dentro y por todo el oído interno, distribuyendo el medicamento de manera más uniforme y eficaz. Visite el sitio web de la investigación clínica de los NIH para leer sobre estos y otros ensayos clínicos que están recibiendo voluntarios.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la sordera súbita? 

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD 
1 Communication Avenue 
Bethesda, MD 20892-3456 
Número de teléfono gratuito: 1-800-241-1044 
Número gratuito TTY: 1-800-241-1055 
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov 

Publicación de NIH núm. 00-4757 S 
Marzo de 2018 

Descarga de Adobe Acrobat Reader

Last Updated Date: 
September 11, 2018