You are here

Parálisis de las cuerdas vocales

En esta página:

¿Qué es la parálisis de las cuerdas vocales?

La parálisis de las cuerdas vocales (también conocida como parálisis de los pliegues vocales) es un trastorno de la voz que ocurre cuando una o ambas cuerdas vocales no cierran o no se abren correctamente. La parálisis de una cuerda vocal es un trastorno común. La parálisis de ambas cuerdas vocales no es común y puede causar la muerte.

Logo de los Institutos Nacionales de la Salud/Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación.

Las estructuras involucrades en la producción de la voz y del habla

Las cuerdas vocales son dos bandas elásticas de tejido muscular localizadas en la laringe, directamente encima de la tráquea (ver la imagen). Se mantienen abiertas al respirar y se cierran fuertemente al tragar. Sin embargo, al hablar, el aire de los pulmones hace que las cuerdas vocales vibren cuando están entre abiertas y cerradas.

Si usted tiene parálisis de las cuerdas vocales, la cuerda o cuerdas paralizadas pueden permanecer abiertas, dejando desprotegidos a los pulmones y las vías respiratorias. Podría tener dificultad para tragar o es posible que los alimentos o líquidos accidentalmente entren dentro de la tráquea y los pulmones, causando problemas graves de salud.

¿Qué causa la parálisis de las cuerdas vocales?

La parálisis de las cuerdas vocales puede ser causada por una lesión en la cabeza, cuello o pecho; cáncer de los pulmones o de la tiroides; tumores en la base del cráneo, del cuello o del pecho; o una infección viral (por ejemplo, la enfermedad de Lyme). Las personas con ciertos trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Parkinson, o que han tenido un ataque al cerebro, podrían experimentar una parálisis de las cuerdas vocales. Sin embargo, en muchos casos se desconoce la causa.

¿Cuáles son los síntomas?

Una mujer de mediana edad, que tiene el cabello recogido, se frota el cuello con su mano izquierda. Su rostro muestra incomodidad.

Los síntomas de la parálisis de las cuerdas vocales incluyen cambios en la voz (como ronquera o una voz entrecortada), dificultad para respirar (por ejemplo, falta de aire o respiración ruidosa), y problemas para tragar (tales como asfixia o tos al comer, porque la comida accidentalmente entra a la tráquea en lugar de al esófago, que es el tubo muscular que conecta la garganta con el estómago). También se pueden presentar cambios en la calidad de la voz, como la pérdida de volumen o tono. Aunque poco común, el daño a ambas cuerdas vocales suele causar serios problemas con la respiración.

¿Cómo se diagnostica la parálisis de las cuerdas vocales?

Generalmente, el diagnóstico de la parálisis de las cuerdas vocales lo hace el otorrinolaringólogo, un médico cirujano que se especializa en los trastornos del oído, nariz y garganta (ear, nose and throat doctor, ENT). El otorrinolaringólogo le preguntará acerca de sus síntomas y cuándo comenzaron sus problemas para ayudar a determinar la causa. El otorrinolaringólogo también escuchará su voz para identificar si suena ronca o entrecortada. Luego usará un endoscopio, un tubo con una luz al final, para observar directamente las cuerdas vocales en la garganta. Algunos médicos también usan un procedimiento llamado electromiografía laríngea, que mide los impulsos eléctricos de los nervios de la laringe, para entender mejor las áreas de parálisis.

¿Cómo se trata la parálisis de las cuerdas vocales?

Los tratamientos más comunes para la parálisis de las cuerdas vocales son la terapia de la voz y la cirugía. Algunas personas recuperan su voz naturalmente en algún momento durante el primer año después del diagnóstico. Por esa razón, los médicos tienden a demorar la cirugía por lo menos un año. Durante este período de tiempo, su médico probablemente lo referirá a un fonoaudiólogo o patólogo del habla-lenguaje para recibir terapia de la voz, la cual puede incluir ejercicios para fortalecer las cuerdas vocales o controlar mejorar la respiración al hablar. También pueden enseñarle diferentes maneras de usar la voz; por ejemplo, hablar más lentamente o abrir más la boca cuando habla. Hay diferentes procedimientos  quirúrgicos, dependiendo de si una o ambas de las cuerdas vocales están paralizadas. Los procedimientos más comunes cambian la posición de la cuerda vocal e incluyen insertar un implante estructural o puntos de sutura, para reposicionar las cartílagos de  la laringe y acercar las cuerdas vocales. Estos procedimientos por lo general resultan en una voz más fuerte. Después de la cirugía, se requiere terapia adicional de la voz para ayudar a afinar mejor la voz.

Cuando ambas cuerdas vocales se encuentran paralizadas, puede ser necesario realizar una traqueotomía para ayudar a la respiración. En una traqueotomía, se hace una incisión en la parte frontal del cuello y se inserta en la tráquea un tubo de respiración a través de la abertura, llamada estoma. La respiración, en lugar de realizarse a través de la nariz y la boca, ahora se hace a través del tubo. Después de la cirugía, la terapia con un patólogo del habla-lenguaje le ayuda a aprender cómo usar la voz y cómo cuidar correctamente el tubo de respiración.

¿Qué investigaciones se están llevando a6 cabo sobre la parálisis de las cuerdas vocales?

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) apoya estudios de investigación que exploran las causas de la parálisis de las cuerdas vocales, así como mejores formas de tratar este trastorno. En un procedimiento quirúrgico llamado laringoplastia de medialización, se inserta un implante estructural dentro de la laringe para devolver la calidad de la voz. Sin embargo, cerca de la cuarta parte de las personas que reciben este tratamiento deben también tener una cirugía de reposicionamiento para afinar la colocación del implante. Actualmente, un investigador apoyado por el NIDCD está desarrollando un sistema de planificación prequirúrgico que utiliza modelos de computadora de tres dimensiones (3D). Este sistema servirá para determinar la configuración y mejor ubicación para el implante. La cirugía también utiliza un sistema de imágenes guiadas que permite al cirujano visualizar la ubicación precisa de la cuerda vocal para asegurar la colocación exacta del implante. Los investigadores esperan que este nuevo sistema reduzca la necesidad de repetir la operación y disminuya el costo y riesgo de las complicaciones del procedimiento.

El NIDCD también ha apoyado un proyecto que ha durado varias décadas para desarrollar una tecnología de estimulación eléctrica que ayude a las personas a evitar una traqueotomía cuando se les paralizan las dos cuerdas vocales. El dispositivo, que actualmente está siendo probado en animales y en humanos, utiliza un marcapasos implantado para estimular los nervios laríngeos. Esto devuelve la movilidad de las cuerdas vocales para que puedan abrirse, permitiendo la respiración, y cerrarse, permitiendo hablar y tragar.

Una doctora ve atentamente a un paciente que mira pensativo. Ambos están sentados.

¿Dónde puedo obtener ayuda?

Si usted nota cualquier malestar o cambio en la voz sin causa aparente, debe consultar con un otorrinolaringólogo o un patólogo del habla-lenguaje para que le haga una evaluación y, de ser necesario, reciba tratamiento.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la parálisis de las cuerdas vocales?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras clave para encontrar organizaciones que pueden responder a sus preguntas y ofrecer información sobre la parálisis de las cuerdas vocales. Esta información está disponible en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Llamada gratuita: (800) 241-1044
Llamada gratuita TTY: (800) 241-1055
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 11-4306 S
Octubre de 2011

Descarga de Adobe Acrobat Reader

Last Updated Date: 
March 6, 2017