You are here

La prueba de audición de su bebé

En esta página:

Desde que nacen, la mayoría de los niños oyen y escuchan sonidos. Aprenden a hablar imitando los sonidos a su alrededor y las voces de sus padres y de las personas que los cuidan. Sin embargo, esto no ocurre con todos los niños. De hecho, alrededor de dos a tres niños de cada 1,000 que nacen en los Estados Unidos nacen con una pérdida de audición que se puede detectar en uno o ambos oídos. Otros pierden la audición más adelante en la niñez. Es posible que los niños que tengan una pérdida de audición no adquieran el habla y el lenguaje tan bien como los niños que pueden oír. Por esto, es importante detectar la sordera o la pérdida de audición lo más pronto posible.

Debido a esta necesidad de una identificación e intervención temprana para la pérdida de audición infantil, actualmente hay programas universales de pruebas de audición para los recién nacidos en los Estados Unidos y en la mayoría de sus territorios. Con la ayuda del gobierno federal, cada estado ha establecido un programa de detección e intervención temprana. Como resultado, más del 96% de los bebés reciben una prueba de audición dentro del primer mes de nacidos.

¿Por qué es importante hacerle una prueba temprana de audición a mi bebé?

El momento más importante para que un niño aprenda el lenguaje es durante los primeros 3 años de vida, cuando el cerebro se está desarrollando y madurando. De hecho, los niños comienzan a aprender a hablar y a adquirir el lenguaje en los primeros 6 meses de vida. Por eso es tan importante evaluar y comenzar las intervenciones para la pérdida de audición lo antes posible. Las investigaciones sugieren que los niños con pérdida de audición que reciben ayuda temprana desarrollan mejores habilidades de lenguaje que aquellos que no reciben ayuda.

¿Cuándo le debo hacer la prueba de audición a mi bebé?

Su bebé debe recibir una prueba de audición antes de salir del hospital o del centro de maternidad. De lo contrario, asegúrese de que se evalúe al bebé durante el primer mes de vida. Si no se le ha hecho la prueba de audición a su bebé en el primer mes de vida, o si no le han notificado los resultados, pídale hoy mismo al pediatra de su hijo que le haga la prueba o que le dé los resultados, si los tiene. Tomar una acción rápida es importante si la prueba muestra que hay un posible problema.

¿Cómo le harán la prueba de audición a mi bebé?

Un bebé recién nacido está acostado boca arriba mientras un adulto inserta una sonda electrónica en su oído. La sonda está conectada a un cable que conduce a un dispositivo portátil que evalúa la audición.

Un recién nacido recibe una prueba de audición.

Existen dos pruebas diferentes para evaluar la audición de los bebés. Su bebé puede estar en reposo o dormido durante cualquiera de las dos pruebas.

  • La prueba de emisiones otoacústicas (otoacoustic emissions, OAE) evalúa si ciertas partes del oído responden al sonido. Durante esta prueba, se inserta un auricular de espuma suave en el conducto auditivo del bebé. El audífono emite una serie de sonidos para medir un “eco”, que es la respuesta que produce el oído normal. La falta de eco podría indicar que su bebé tiene una pérdida de audición.
  • La prueba de respuesta auditiva provocada del tronco encefálico (auditory brainstem response, ABR) evalúa la respuesta al sonido del nervio auditivo y del tronco encefálico (que transportan el sonido del oído al cerebro). Durante esta prueba, el bebé lleva puestos auriculares en los oídos y electrodos en la cabeza. Esto no le causa ningún dolor. Los electrodos se adhieren y se desprenden fácilmente y no deben causar molestias.

¿Qué debo hacer si la prueba de audición de mi bebé indica que puede tener un problema?

Si los resultados muestran que su bebé puede tener una pérdida de audición, haga una cita con un audiólogo pediátrico. El audiólogo pediátrico es un profesional en audición que se especializa en la evaluación y la supervisión de niños con pérdida de audición. Este examen de seguimiento debe hacerse lo antes posible, preferiblemente antes de que su bebé tenga 2 meses de edad, pero a más tardar antes de los 3 meses. El audiólogo hará pruebas para determinar si su bebé tiene un problema de audición y, si es así, el tipo y la gravedad del problema.

Si necesita ayuda para encontrar un audiólogo pediátrico, pregúntele a su pediatra o al personal del hospital que le hizo la prueba de audición a su bebé. Incluso pueden ayudarle a hacer una cita. También puede ver en los directorios en inglés de especialistas que ofrecen la Academia Americana de Audiología (American Academy of Audiology) y la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (American Speech–Language–Hearing Association). Si el examen de seguimiento confirma que su bebé tiene una pérdida de audición, debe comenzar a recibir servicios de intervención lo más pronto posible, preferiblemente para los 3 meses de edad o a más tardar antes de los 6 meses. Como guía, puede usar la Línea de tiempo para los padres para la detección de problemas de audición del bebé que se explica más adelante.

El audiólogo pediátrico puede recomendar que su bebé visite a un tipo de otorrinolaringólogo pediátrico (un médico especializado en trastornos de los oídos, la nariz y la garganta de los niños) conocido como otólogo pediátrico, que se especializa en determinar las posibles causas de la pérdida de audición y puede recomendarle opciones de intervención. Si su hijo tiene hermanos, el audiólogo u otólogo podría recomendar que a ellos también se les evalúe la audición.

Si el examen de seguimiento indicó que la audición de mi bebé está bien, ¿eso significa que ya no tengo que volver a evaluar su audición?

No necesariamente. La pérdida de audición puede ocurrir en cualquier momento de la vida. Algunas formas heredadas de pérdida auditiva no aparecen sino hasta que un niño es mayor. Si su bebé estuvo expuesto a ciertas infecciones antes de nacer, es más probable que tenga una pérdida de audición gradual durante la infancia. Otros factores, como ciertas enfermedades infantiles, infecciones del oído, lesiones en la cabeza, ciertos medicamentos y ruidos fuertes también están relacionados con la pérdida de audición en los niños. Use la lista de las “Etapas del desarrollo de la audición y la comunicación del bebé” para vigilar y dar seguimiento a las etapas de desarrollo en la comunicación de su hijo hasta los 5 años de edad. Si tiene alguna inquietud, hable con su pediatra de inmediato.

¿Cómo puedo ayudar a que mi hijo desarrolle habilidades del lenguaje si tiene una pérdida de audición?

Cuando las intervenciones comienzan temprano, los niños con pérdida de audición pueden desarrollar habilidades de lenguaje que les ayuden a comunicarse libremente y aprender activamente. La Ley Federal de Educación de Personas con Discapacidades asegura que todos los niños con discapacidades tengan acceso a los servicios que necesitan para tener una buena educación. Su comunidad también puede ofrecer servicios adicionales para apoyar a su hijo.

Hable y comuníquese con su hijo frecuentemente. Otras cosas que puede hacer para apoyar a su hijo incluyen:

  • Vaya a todas las citas médicas.
  • Aprenda el lenguaje de señas y otras estrategias para ayudar a lograr una mejor comunicación.
  • Únase a un grupo de apoyo.

El equipo de atención médica de su bebé lo ayudará a encontrar servicios y métodos para superar las barreras de comunicación. También lo pueden remitir a un patólogo del habla y el lenguaje (fonoaudiólogo) o a un maestro con experiencia trabajando con niños con pérdida de audición.

¿Qué aparatos hay que podrían ayudar a mi hijo a escuchar y comunicarse mejor? 

Dependiendo de la pérdida de audición de su bebé y de sus necesidades de comunicación, algunos de los siguientes aparatos y herramientas podrían ayudar a mejorar sus habilidades de comunicación.

  • Audífonos. Se colocan detrás de la oreja y amplifican y hacen más claros los sonidos. Los audífonos se pueden usar para diferentes grados de pérdida de audición en los bebés a partir del mes de nacidos. Un audiólogo pediátrico con experiencia en el tratamiento de bebés y niños puede ayudarle a elegir los mejores audífonos y cerciorarse de que a su bebé le queden de manera segura y estén ajustados adecuadamente. Para más información, puede ver la hoja de información del NIDCD sobre “Audífonos.”
  • Implantes cocleares. Si a su hijo no le ayudarán los audífonos, su médico o audiólogo puede sugerirle un implante coclear. Este aparato electrónico puede brindar una sensación de sonido a las personas que tienen una sordera profunda o una pérdida de audición muy grande. El aparato convierte los sonidos en señales eléctricas y las lleva alrededor de la parte dañada del oído interno hasta el cerebro. Los implantes cocleares se pueden colocar mediante un procedimiento quirúrgico en niños de tan sólo 12 meses y, en algunos casos, hasta más pequeños.
  • Con capacitación, los niños con implantes cocleares pueden aprender a reconocer los sonidos y entender el habla. Los estudios también han demostrado que los niños que cumplen con los criterios para recibir un implante coclear, y lo reciben antes de los 18 meses de edad, desarrollan habilidades de lenguaje a un ritmo comparable al de los niños con audición normal y muchos tienen éxito en las aulas de clases regulares. Ahora, algunos médicos recomiendan el uso de dos implantes cocleares, uno para cada oído. Un audiólogo u otorrinolaringólogo que se especialice en implantes cocleares puede ayudarle a decidir si estos son apropiados para su hijo. Puede leer la hoja de información del NIDCD sobre “Implantes cocleares.”
  • Aparatos de asistencia. A medida que su hijo crece, hay otros aparatos que le pueden ser útiles. Algunos aparatos ayudan a los niños a escuchar mejor en el salón de clases. Otros amplifican las conversaciones entre dos personas o hacen que sea más fácil hablar por teléfono o ver la televisión y los videos. Para aprender más sobre los aparatos de asistencia para personas con problemas de audición, voz, habla o lenguaje, lea la hoja
    de información en inglés "Assistive Devices for People with Hearing, Voice, Speech, or Language Disorders."

¿Qué otras opciones de lenguaje y comunicación podrían estar disponibles para mi hijo?

Los niños que son sordos o que tienen problemas de audición pueden aprender a comunicarse de varias maneras, incluso con el lenguaje de señas americano (ASL, por sus siglas en inglés). Averigüe todo lo que pueda acerca de las opciones de comunicación y pídale a su equipo de atención médica que lo refiera a expertos si desea aprender más. Debido a que el desarrollo del lenguaje comienza desde temprano, independientemente del modo de comunicación que elija, usted debe participar con su hijo e iniciar la intervención lo antes posible.

A continuación, puede encontrar las opciones más importantes para ayudar a los niños con pérdida de audición a expresarse e interactuar con otros:

  • Las opciones auditivas-orales y auditivas-verbales combinan la habilidad natural para oír y los aparatos auditivos, como por ejemplo los audífonos y los implantes cocleares, con otras estrategias que ayudan a los niños a desarrollar el habla y el lenguaje. Las opciones auditivas-orales usan pistas visuales como la lectura de labios y el lenguaje de señas, mientras que las opciones auditivas-verbales buscan reforzar las habilidades para escuchar.
  • El idioma de señas en inglés es un sistema que usa señas para representar las palabras o frases del idioma inglés. El idioma de señas en inglés está diseñado para ampliar el uso del idioma hablado y escrito.
  • El lenguaje de señas americano, que usan algunos niños que son sordos y sus familias y comunidades, consiste en señas con las manos, movimientos del cuerpo y expresiones faciales. El lenguaje de señas americano tiene su propia gramática y sintaxis, que son diferentes a las del inglés, pero no tiene una forma escrita. Lea la hoja de información del NIDCD en inglés "American Sign Language."
  • Las opciones combinadas usan partes de los diferentes métodos que se mencionan aquí. Por ejemplo, algunos niños con sordera que usan las opciones auditivas-orales también aprenden el lenguaje de señas. Los niños que usan el lenguaje de señas americano también aprenden a leer y a escribir en inglés. Las opciones combinadas exponen a los niños con sordera o que tienen problemas de audición a varias maneras de comunicarse con los demás.

¿Podrá mi hijo tener éxito en la escuela?

Al igual que los demás niños, los niños con sordera o dificultades de audición pueden desarrollar buenas habilidades académicas, sociales y emocionales y ser exitosos en la escuela. Averigüe cómo el sistema escolar al que pertenece su hijo ayuda a los niños con pérdida de audición. Con su participación, la escuela de su niño desarrollará un programa educativo individualizado (Individualized Education Program, IEP) o un plan de servicios familiares individualizado (Individualized Family Service Plan, IFSP) para su hijo. Usted debe preguntar si hay audiólogo educativo que pueda formar parte del equipo académico. Averigüe sobre programas fuera de la escuela que puedan ayudarles tanto a usted como a su hijo y hable con otros padres que ya han tenido que sobrellevar una situación similar. La Ley Federal de Educación para Personas con Discapacidades asegura que los niños con pérdida de audición reciban servicios gratuitos y apropiados de intervención temprana, desde su nacimiento y a lo largo de los años escolares. Comuníquese con el Departamento de Educación de los Estados Unidos y con otras entidades incluidas en nuestro directorio de organizaciones.

Una educadora está sentada en una mesa con un niño que está escribiendo.

Una educadora instruye a un niño pequeño.

Línea de tiempo para los padres para la detección de problemas de audición del bebé

Para comenzar, use la siguiente información sobre las etapas de desarrollo de su bebé.

Al mes de nacido:

Asegúrese de que se le haga la prueba de audición a su bebé antes de salir del hospital o inmediatamente después. Después de la prueba, averigüe los resultados. Si a su recién nacido no le hicieron la prueba en el hospital, haga una cita para que le hagan la prueba antes de que su bebé tenga 1 mes de nacido.

Para los 3 meses de nacido:

Si su bebé no pasa la prueba de audición, haga inmediatamente una cita de seguimiento con un audiólogo pediátrico. Pídale a su médico u hospital que le den una lista de audiólogos pediátricos o use los directorios en inglés de especialistas que ofrecen la Academia Americana de Audiología y la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición.
Si debe cancelar la cita de seguimiento, ¡haga una cita nueva enseguida! Asegúrese de llevar a su bebé a que le hagan el examen de seguimiento antes de los 3 meses de edad.

Para los 6 meses de nacido:

Si el examen de seguimiento muestra que su bebé tiene pérdida de audición, asegúrese de que reciba algún tipo de intervención lo antes posible, a más tardar antes de que tenga 6 meses de nacido. La intervención puede incluir aparatos de audición, como audífonos o implantes cocleares; métodos de comunicación, incluyendo enfoques orales (como la lectura de labios) o manuales (como el lenguaje de señas americano); o una combinación de opciones, incluyendo aparatos de asistencia. Pregúntele a su equipo de atención médica sobre las diferentes opciones.

En todo momento:

Permanezca activo e involucrado en el progreso de su hijo.
Si se muda, asegúrese de que los médicos y especialistas de su hijo tengan su nueva dirección.
Incluso si su hijo pasó el examen de seguimiento, continúe monitoreando cómo desarrolla su comunicación. Si tiene alguna preocupación, hable con el pediatra de su hijo. Si su hijo tiene factores de riesgo para la pérdida de audición infantil, debe hablar con un audiólogo sobre la frecuencia con la que debe monitorear su audición.

¿Dónde puedo obtener más información sobre las pruebas de audición para los bebés?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Llamada gratuita: (800) 241-1044
Llamada gratuita TTY: (800) 241-1055
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

La prueba de audición de su bebé
Publicación de NIH No. 11-4968 S
Junio de 2020

*Nota: Los archivos PDF requieren un lector como Adobe Reader, que es gratuito.

Última actualización: 
8 de octubre de 2020