You are here

Pérdida de audición en los adultos mayores

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
StumbleUpon icon
Pinterest icon

En esta página:

¿Qué es la pérdida de audición?

La pérdida de audición es una disminución pronta o gradual de la capacidad para oír. Es uno de los problemas de salud más comunes que afecta a los adultos mayores y ancianos. Aproximadamente una de cada tres personas de 65 a 74 años tiene algún nivel de pérdida de audición. Casi la mitad de las personas mayores de 75 años tienen dificultad para oír. Cuando se tienen problemas de audición, puede ser difícil entender y seguir los consejos del médico, responder a las advertencias y oír los timbres y las alarmas. También puede ser difícil disfrutar de las conversaciones con amigos y familia. Todo esto puede ser frustrante, vergonzoso e incluso peligroso.

¿Tengo un problema de audición?

Hágase las siguientes preguntas. Si contesta “sí” a tres o más preguntas, usted podría tener un problema de audición y tal vez sea necesario que un médico le haga una prueba de audición.

No  

Cuando conoce a alguien por primera vez, ¿a veces se avergüenza porque le cuesta trabajo oír bien?

¿Se siente frustrado cuando habla con sus familiares porque no oye bien lo que dicen?

¿Se le hace difícil oír o comprender a sus compañeros de trabajo o clientes?

¿Se siente limitado o restringido por tener un problema de audición?

Al visitar a familiares, amigos o vecinos, ¿tiene problemas para escucharlos?

¿Se le hace difícil oír lo que dicen en el cine o en el teatro?

¿Discute a veces con sus familiares porque usted no oye bien?

¿Tiene problemas para escuchar la televisión o la radio en el mismo volumen que otras personas?

¿Siente que sus problemas de audición limitan su vida personal o social?

¿Se le hace difícil oír a sus familiares o amigos cuando están juntos en un restaurante?

Adaptado de: Newman, C.W., Weinstein, B.E., Jacobson, G.P., y Hug, G.A. (1990). The Hearing Handicap Inventory for Adults [HHIA]: Psychometric adequacy and audiometric correlates. Ear Hear, 11, 430-433.

¿Qué debo hacer si tengo dificultad para oír?

Los problemas de audición pueden ser graves. Lo más importante que puede hacer si piensa que tiene un problema de audición es buscar ayuda profesional.

Hay varias maneras de hacerlo. Puede comenzar con su médico de cabecera, un otorrinolaringólogo, un audiólogo o un especialista en audífonos. Cada uno tiene entrenamiento y experiencia diferentes. Cada no puede ser una parte importante del cuidado de su salud auditiva.

Senior citizens smiling

El otorrinolaringólogo es un médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del oído, la nariz y la garganta. Un otorrinolaringólogo intentará averiguar la causa de sus problemas de audición y le ofrecerá opciones de tratamiento. También puede referirle a otro profesional de la audición, como un audiólogo. El audiólogo ha recibido capacitación especializada para identificar qué tipo y qué tan severa es la pérdida de audición que usted tiene. También le puede indicar qué opciones de tratamiento tiene. Además, los audiólogos pueden estar autorizados para ajustarle los audífonos. Otro profesional que le puede ajustar los audífonos es un especialista en audífonos o audioprotesista. El especialista en audífonos debe tener una licencia estatal para realizar las pruebas básicas de la audición y evaluar los resultados, ofrecer asesoramiento, y ajustar y probar los audífonos. Antes de que le puedan ajustar un audífono, usted debe ser examinado por un médico. La ley federal le permite renunciar a este derecho si usted no desea ser examinado antes de comprar el audífono.

¿Por qué estoy perdiendo la audición?

La pérdida de audición ocurre por diferentes razones. Muchas personas pierden su audición lentamente a medida que envejecen. Esto se conoce como presbiacusia. Los médicos no saben por qué la presbiacusia afecta a unas personas más que a otras, pero parece ser hereditario. Otra razón para la pérdida de audición que ocurre con la edad puede ser el haber estado expuesto a ruidos fuertes durante años. Esto se conoce como pérdida de audición inducida por el ruido. Muchos trabajadores de la construcción, agricultores, músicos, trabajadores del aeropuerto, jardineros y militares tienen dificultad para oír aun cuando son jóvenes o de mediana edad porque han estado expuestos con demasiada frecuencia a ruidos fuertes. Para aprender más, vea las hojas de información del NIDCD de Pérdida de audición relacionada con la edad y Pérdida de audición inducida por el ruido.

La pérdida de audición también puede ser el resultado de infecciones por virus o bacterias, enfermedades del corazón, un ataque al cerebro, lesiones en la cabeza, tumores y ciertos medicamentos.

¿Qué tratamientos o aparatos me pueden ayudar?

El tratamiento dependerá del nivel de su pérdida de audición, por lo que algunos de los tratamientos le funcionarán mejor que otros. Hay un número de aparatos y ayudas que pueden mejorar la pérdida de audición. Estos son los más comunes:

  • Los audífonos son aparatos electrónicos que se usan en el oído o detrás de la oreja. Hacen que los sonidos sean más fuertes. Las cosas suenan diferente cuando se usan audífonos, pero un audiólogo o un especialista en audífonos puede ayudarle a acostumbrarse a ellos. Para encontrar el audífono que mejor funcione para usted, es posible que se tenga que probar más de uno. Pregúntele a su audiólogo o especialista en audición si puede tener un período de prueba con algunos audífonos diferentes. Ambos pueden trabajar juntos hasta que se sienta cómodo. Para aprender más, vea la hoja de información del NIDCD de Audífonos.
  • Illustration of cochlear implant.

    Los implantes cocleares (ver la imagen) son pequeños aparatos electrónicos que se implantan en el oído interno mediante una cirugía. Ayudan a darle una sensación de sonido a las personas que están profundamente sordas o que tienen problemas severos de audición. Si su pérdida de audición es severa, su médico puede recomendarle un implante coclear en un oído o en ambos. Para aprender más, lea la hoja de información del NIDCD de Implantes cocleares.

  • Los aparatos de ayuda para la audición incluyen dispositivos de amplificación para el teléfono fijo y los teléfonos celulares, aplicaciones para el celular inteligente (“smartphone”) o la tableta, y sistemas de circuito cerrado (bucles de bobina de inducción) en los lugares de oración, teatros y auditorios. Para aprender más, lea la hoja de información en inglés Assistive Devices for People with Hearing, Voice, Speech, or Language Disorders.
  • La lectura de labios o la lectura del habla es otra opción que ayuda a las personas con problemas de audición a seguir una conversación. Las personas que usan este método ponen mucha atención a los demás cuando hablan, observando cómo la persona que está hablando mueve la boca y el cuerpo.

¿Me pueden ayudar mis familiares y amigos?

Sí. Usted y su familia pueden trabajar juntos para que usted pueda oír más fácilmente. Aquí hay algunas cosas que puede hacer:

  • Dígale a sus familiares y amigos que usted tiene pérdida de audición. Ellos necesitan saber que para usted no es fácil oír. Mientras más les hable sobre esto a las personas con las que usted pasa tiempo, más lo podrán ayudar.
  • Pídale a sus familiares y amigos que lo miren cuando le hablan para que usted pueda ver sus caras. Si puede ver cómo ellos mueven sus caras y sus expresiones, es posible que les entienda mejor.
  • Pídale a las personas que hablen más alto, pero que no griten. Dígales que no tienen que hablar despacio, sólo con más claridad.
  • Apague el televisor o la radio, si usted no les está prestando atención.
  • Esté atento del ruido a su alrededor que puede dificultarle el oír bien. Cuando usted vaya a un restaurante, no se siente cerca de la cocina o cerca de una banda de música. El ruido de fondo hace que sea difícil oír lo que dicen las demás personas.

Trabajar juntos para que usted pueda oír mejor puede ser difícil para todos durante un tiempo. Tomará tiempo para que usted se acostumbre a ver a las personas cuando le hablan y para que las personas a su alrededor le hablen más alto y más claramente. Tengan paciencia y sigan trabajando juntos. Poder oír mejor vale la pena el esfuerzo.   

Illustration of cochlear implants.

Tipos de audífonos

Fuente: NIH/NIDCD

¿Hay diferentes tipos de audífonos?

Existen tres tipos básicos de audífonos que se diferencian por su tamaño, dónde se colocan (dentro del oído o detrás de la oreja) y por el grado de amplificación del sonido.

Los audífonos retroauriculares (Behind-the-ear, BTE) consisten en un estuche o caja de plástico duro que se coloca detrás de la oreja y va conectado a un molde de oreja hecho de plástico moldeable que cabe dentro del oído externo. Los componentes electrónicos están localizados en el estuche de plástico duro detrás de la oreja. El sonido viaja desde el audífono a través del molde de oreja y entra al oído. Personas de todas las edades usan los BTE para casos de pérdida de audición que varían desde leve hasta profunda.

Un nuevo tipo de audífonos BTE son los de adaptación abierta, que con su pequeño tamaño permiten que se coloquen por completo detrás de la oreja. Solamente es necesario insertar un tubillo estrecho dentro del canal auditivo, lo que permite que el canal se mantenga abierto. Los audífonos de adaptación abierta son una buena alternativa para quienes sufren de acumulación de cera en el oído, ya que es menos probable que los audífonos se dañen por este tipo de sustancias. Además, hay personas que prefieren este modelo porque su voz no les suena tan diferente.

Los audífonos intrauriculares (In-the-ear, ITE) se colocan completamente en el oído externo y se usan en casos de pérdida de audición que va de leve a severa. El estuche que contiene los componentes electrónicos está hecho de un plástico duro. Algunos audífonos ITE también pueden venir con accesorios adicionales ya instalados como, por ejemplo, el sistema de bobina telefónica o telecoil. Ésta es una bobina magnética pequeña que permite al usuario recibir sonidos a través de los circuitos del audífono, en lugar de a través de su micrófono. Esto hace que sea más fácil escuchar las conversaciones telefónicas. La bobina telefónica también ayuda a los usuarios a escuchar mejor en los establecimientos públicos donde han instalado sistemas de sonido especiales, llamados sistemas de bucle de inducción. Los sistemas de bucle de inducción se pueden encontrar en muchas iglesias, escuelas, aeropuertos y auditorios. Generalmente, no se recomiendan los audífonos ITE para los niños porque ellos necesitan que les cambien frecuentemente el estuche ya que sus orejas están en pleno desarrollo.

Los audífonos de canal auditivo se insertan dentro del oído y vienen en dos estilos. Los audífonos intracanales (In-the-canal, ITC) se hacen a la medida y la forma del canal auditivo del usuario. Los audífonos insertados completamente en el canal (Completely-in-canal, CIC) están prácticamente ocultos dentro de éste. Ambos tipos se utilizan en casos de pérdida leve a moderadamente severa.

Por su tamaño pequeño, estos tipos de audífonos pueden ser difíciles de ajustar y de quitarse. Además tienen menos espacio para las pilas y otros accesorios, como la bobina telefónica. Generalmente, no se recomiendan para los niños pequeños ni para las personas que sufren de pérdida de audición de severa a profunda, porque su tamaño limita su potencia y volumen.

¿Existen modelos nuevos de audífonos?

Aunque funcionan de manera diferente que los audífonos ya mencionados, los audífonos implantados están diseñados para aumentar la transmisión de las vibraciones sonoras que entran al oído interno. Un implante de oído medio (Middle Ear Implant, MEI) es un aparato pequeño que se adhiere a uno de los huesecillos del oído medio. En lugar de amplificar los sonidos que se trasladan al tímpano, los implantes MEI mueven directamente estos huesecillos. Sin embargo, ambas técnicas amplifican las ondas sonoras que entran al oído interno, de tal manera que pueden ser detectadas por personas con pérdida de audición neurosensorial.

Una prótesis auditiva anclada al hueso u “osteointegrada” (bone-anchored hearing aid, BAHA) es un aparato pequeño que se adhiere al hueso localizado detrás de la oreja. Este tipo de prótesis transmite las vibraciones sonoras directamente al oído interno a través del cráneo, evitando así contacto con el oído medio. Generalmente son usados por personas con problemas de oído medio o sordera en una sola oreja. Muchos especialistas en audición opinan que los beneficios no justifican los riesgos, ya que los MEI y las BAHA son implantados con cirugía.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la pérdida de audición en los adultos mayores?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras clave para encontrar organizaciones que pueden responder a sus preguntas y ofrecer información sobre la pérdida de audición en los adultos mayores. Esta información está disponible en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Llamada gratuita: (800) 241-1044
Llamada gratuita TTY: (800) 241-1055
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 01-4913 S
Marzo de 2016

Descarga de Adobe Acrobat Reader

Last Updated Date: 
March 6, 2017