You are here

Es importante hacerle la prueba de audición a su bebé

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
StumbleUpon icon
Pinterest icon

En esta página:

La mayoría de los niños oyen y escuchan sonidos desde que nacen. También aprenden a hablar imitando los sonidos a su alrededor y las voces de sus padres y de las personas que los cuidan. Sin embargo, esto no le ocurre a todos los niños. Alrededor de dos a tres niños, de cada 1,000 que nacen en los Estados Unidos, nacen con sordera o con problemas de audición. Otros pierden la audición durante la niñez. Ya que muchos de estos niños tendrán que adquirir el habla y el lenguaje de una manera diferente, es importante detectar la sordera o pérdida de audición lo más pronto posible.

Por esta razón, existen programas estatales de pruebas de audición para todos los recién nacidos en los Estados Unidos y en la mayoría de sus territorios. Con la ayuda del gobierno federal, los programas estatales de salud pública han establecido programas de detección auditiva e intervención temprana (Early Hearing Detection and Intervention Programs). Gracias a estos programas, más del 95 por ciento de los bebés reciben una prueba de audición al nacer.

¿Cuándo le harán la prueba de audición a mi bebé?

La audición de su bebé debe ser evaluada antes de que salga del hospital o del centro de maternidad. Si usted y su bebé ya están en casa y aún no conoce los resultados de la prueba de audición, pregúntele a su médico. Si los resultados indican que su bebé podría tener una pérdida de audición, es importante hacer una cita con un experto en audición, conocido como audiólogo. Este profesional de salud le hará una prueba de audición más completa a su bebé antes de que cumpla los 3 meses de nacido.

¿Cómo le harán la prueba de audición a mi bebé?

Existen dos pruebas diferentes para evaluar la audición de los bebés. Ninguna de las dos pruebas requiere participación del bebé más allá de quedarse quieto.

  • La prueba de emisiones otacústicas (otoacoustic emissions, OAE) muestra si las partes del oído responden bien al sonido. Durante esta prueba, se mete un auricular de espuma suave en el canal auditivo del bebé. El audífono emite una serie de sonidos para medir un “eco”, que es la respuesta que produce el oído normal. La falta de eco podría indicar una pérdida de audición.
  • La prueba de respuesta auditiva provocada del tronco encefálico (auditory brainstem response, ABR) evalúa la respuesta al sonido del cerebro y del tronco encefálico (la parte del nervio que transporta el sonido del oído al cerebro) midiendo su actividad eléctrica cuando el bebé está escuchando. Durante esta prueba el bebé lleva puestos auriculares en los oídos y electrodos en la cabeza. Es posible que le den un sedante leve a su bebé para que se quede calmado y en silencio durante la prueba.

Si el bebé no responde de manera consistente a los sonidos producidos durante cualquiera de las dos pruebas, el médico recomendará una prueba de audición adicional y lo referirá a un audiólogo para que haga una evaluación más completa. Si se confirma que hay alguna pérdida de audición, es importante considerar el uso de aparatos de audición y otras opciones de comunicación antes de que su bebé cumpla los 6 meses de edad.

¿Por qué es importante hacerle la prueba de audición a mi bebé lo antes posible?

Los primeros 3 años de su niño son la etapa más importante para el aprendizaje del lenguaje. De hecho, el niño comienza a aprender el habla y el lenguaje en los primeros 6 meses de vida. Las investigaciones sugieren que los niños que tienen pérdida de audición y reciben ayuda a tiempo logran desarrollar mejores destrezas del lenguaje comparados con los niños que necesitan ayuda y no la reciben. Cuanto más pronto sepa si su bebé tiene una pérdida de audición, más pronto podrá asegurarse de que su hijo aproveche las estrategias que le ayudarán a aprender y a comunicarse mejor.

¿Cómo sé si mi niño desarrolla una pérdida de audición durante la niñez?

Aunque las pruebas de audición están creadas para detectar la pérdida de audición lo más pronto posible, algunos niños desarrollan la pérdida más adelante en el transcurso de la niñez. En esos casos, casi siempre los primeros en darse cuenta de la pérdida de audición son los padres, los abuelos o los encargados de cuidarlo. Esto implica que, aunque su bebé haya pasado las pruebas de audición, usted debe continuar pendiente de las señales que indican que su bebé oye bien.

Por ejemplo, durante el primer año, fíjese si su bebé reacciona a los ruidos fuertes, imita sonidos y comienza a responder cuando lo llaman por su nombre. A la edad de 2 años, compruebe que su bebé hace sonidos juguetones, imita palabras simples y le gusta jugar a esconderse entre las manos o aplaude cuando usted le canta. Fíjese si usa frases de dos palabras para hablar o pedir alguna cosa. Cuando su niño tenga 3 años, note si entiende cuando se le dice “todavía no” y “no más”, y si sigue instrucciones simples.

La hoja de información del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) de Etapas del desarrollo de la audición y la comunicación del bebé es una referencia útil sobre el desarrollo infantil desde el nacimiento hasta los 5 años. Si por alguna razón considera que su bebé tiene dificultades para oír, consulte con su médico.

Si mi hijo tiene alguna pérdida de audición, ¿podrá mejorar su capacidad auditiva?

Existen diferentes aparatos y estrategias para ayudar a los niños con dificultades para oír. Aquí se enumeran algunos ejemplos de estos aparatos. El audiólogo le ayudará a determinar si éstos u otros aparatos pueden a ayudarle al niño.

  • Los audífonos son aparatos que amplifican los sonidos. Se colocan dentro del oído o detrás de la oreja y vienen en diferentes formas y tamaños. Los audífonos se usan para diferentes niveles de pérdida de audición, que van desde leve a severa. El audiólogo ajustará el audífono que sea el más apropiado a la necesidad del niño. Estos aparatos pueden ser costosos, por eso es importante saber si tienen garantía o un periodo de prueba. También es importante que se comunique con su proveedor de seguro médico para saber qué porción del costo va a cubrir. Para más información sobre los diferentes tipos de audífonos, consulte la hoja de información del NIDCD de Audífonos.
  • Los implantes cocleares son pequeños aparatos electrónicos que ayudan a personas con sordera profunda o problemas de audición a obtener una percepción del sonido. Tienen un micrófono situado detrás de la oreja que recoge el sonido del entorno; un procesador del habla que selecciona y organiza los sonidos; un transmisor y un receptor y estimulador que recibe señales del procesador del habla y las convierte en impulsos eléctricos; y una matriz de electrodos implantados que reúne los impulsos del estimulador y los envía al nervio auditivo.

    No todos los niños con una pérdida de audición deben recibir implantes cocleares. Los médicos y los expertos en audición consideran que estos implantes son más apropiados para los niños con una pérdida de audición tan severa que no se beneficiarían del uso de audífonos. Actualmente, algunos médicos recomiendan el uso de dos implantes cocleares, uno para cada oído, para ayudar a los niños a identificar de dónde vienen los sonidos. Para aprender más, lea la hoja de información del NIDCD de Implantes cocleares.

  • A medida que los niños crecen, existen otros aparatos para ayudarlos con la audición. Algunos aparatos ayudan a oír mejor en el salón de clase. Otros aparatos facilitan actividades como hablar por teléfono o ver televisión. Por ejemplo, los sistemas de inducción magnética (bucle magnético) y los sistemas de frecuencia modulada (FM) ayudan a eliminar o a reducir la distracción que existe en los ambientes ruidosos. De esta manera es más fácil oír las voces individuales en un sitio lleno de gente o cuando se está conversando en un grupo. Otros aparatos, como los amplificadores personales de sonido, funcionan mejor en conversaciones individuales de cara a cara.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a comunicarse?

Existen diferentes maneras de ayudar a los niños con pérdida de audición a expresarse e interactuar con los demás. A continuación hay una lista de las opciones principales. Usted puede seleccionar la que considere mejor para su niño. Aprenda lo más que pueda sobre cada opción y, si desea más información, pida al médico que lo refiera a los expertos.

  • Las opciones auditivas-orales y auditivas-verbales combinan la habilidad natural para oír con los aparatos auditivos, como por ejemplo los audífonos y los implantes cocleares, con otras estrategias que ayudan a los niños a desarrollar el habla y el lenguaje. Las opciones auditivas-orales usan pistas visuales como la lectura de labios y el lenguaje de señas, mientras que las opciones auditivas-verbales buscan reforzar las destrezas para escuchar.
  • El lenguaje de señas americano (American Sign Language, ASL) es utilizado por algunos niños con sordera y sus familias. El ASL consiste en señas con las manos, movimientos del cuerpo y expresiones faciales. El ASL tiene su propia gramática y sintaxis—que son diferentes a las del inglés—pero no tiene una forma escrita.
  • La palabra complementada (“cued speech”, en inglés) es un sistema que usa posiciones de las manos y movimientos naturales de la boca para representar los sonidos del habla. Ver los movimientos de la boca y las posiciones de las manos ayuda a algunos niños a aprender a leer los labios. Esto es particularmente importante para diferenciar los sonidos en los que los labios hacen los mismos movimientos.
  • El idioma de señas es un sistema que usa señas para representar las palabras o frases del idioma. El idioma de señas está diseñado para ampliar el uso del idioma hablado y escrito.
  • Las opciones combinadas usan partes de los diferentes métodos enumerados aquí. Por ejemplo, algunos niños con sordera que usan las opciones auditivas-orales también aprenden el lenguaje de señas. Los niños que usan el lenguaje de señas americano también aprenden a leer y escribir en inglés. Las opciones combinadas exponen a los niños con sordera o que tienen dificultades para oír, a las diversas maneras de comunicarse con los demás.

¿Tendrá mi hijo dificultades en la escuela?

Al igual que los demás niños, los niños con sordera o dificultades para oír pueden desarrollar buenas destrezas académicas, sociales y emocionales y tener éxito en la escuela. Hay muchas cosas que usted puede hacer para asegurarse de que esto suceda. Pregunte cómo la escuela y el sistema escolar al que pertenece su hijo ayuda a los niños con pérdida de audición. Con su participación, la escuela de su niño desarrollará un programa educativo individualizado (Individualized Education Program, IEP).

Explore otros programas de apoyo para usted y su niño fuera del sistema escolar y hable con otros padres que hayan pasado por experiencias similares. Recuerde que la ley de educación para individuos con discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act, IDEA) garantiza el derecho de los niños con una pérdida de audición a recibir servicios gratuitos de intervención temprana desde el nacimiento y durante la edad escolar. Consulte con el Departamento de Educación de los EE.UU., además de los recursos en la siguiente página.

¿Dónde puedo obtener más información sobre las pruebas de audición en los bebés?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras clave para encontrar organizaciones que pueden responder a sus preguntas y ofrecer información sobre las pruebas de audición en los bebés. Esta información está disponible en inglés.

Para más información, direcciones o números de teléfono adicionales, o para recibir una lista impresa  de las organizaciones, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Número de teléfono gratuito: 1-800-241-1044
Número gratuito TTY: 1-800-241-1055
Fax: 1-301-770-8977
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 10-4968 S
Julio de 2010

Descarga de Adobe Acrobat Reader

Last Updated Date: 
March 23, 2016