You are here

Trastornos del espectro autista: Problemas de comunicación en los niños

En esta página:

¿Qué son los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista (Autism spectrum disorder, ASD) son una discapacidad del desarrollo. Pueden causar problemas sociales, de comunicación y de comportamiento significativos. El término “espectro” se refiere a una variedad de síntomas, habilidades y niveles de discapacidad que pueden tener las personas con estos trastornos.

Los trastornos del espectro autista afectan a cada persona de manera diferente y pueden ser desde muy leves hasta muy graves. Las personas con estos trastornos tienen ciertos síntomas en común como, por ejemplo, dificultad para relacionarse socialmente. Sin embargo, existen diferencias en cuanto al comienzo de los síntomas, qué tan graves son, cuántos síntomas se presentan y si se tienen otros problemas. Tanto los síntomas como su gravedad pueden cambiar con el tiempo.

Las señales del trastorno del espectro autista aparecen en la niñez temprana, normalmente en los primeros 2 años de vida. Sin embargo, un pequeño grupo de niños muestran señales de futuros problemas en su primer año de vida.

¿A quiénes afectan los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista se presentan en todos los grupo raciales, étnicos y socioeconómicos, y son casi cinco veces más comunes en los niños que en las niñas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC*) calculan que uno de cada 68 niños en los Estados Unidos ha sido identificado con algún trastorno del espectro autista.

¿Qué efectos tienen los trastornos del espectro autista sobre la comunicación?

La palabra “autismo” viene del término griego “autos”, que significa “por sí mismo”. Los niños con un trastorno del espectro autista generalmente están ensimismados y parecen vivir en un mundo privado en el que tienen una habilidad limitada de comunicarse y de interactuar bien con los demás. Quizás tengan dificultades en el desarrollo del lenguaje y para entender lo que otros les dicen. A menudo también tienen problemas con la comunicación no verbal, como los gestos con las manos, el contacto visual y las expresiones faciales.

En los niños con estos trastornos, la habilidad para comunicarse varía, y su uso de lenguaje depende de su desarrollo intelectual y social. Algunos niños con estos trastornos no pueden comunicarse usando el habla o lenguaje, y algunos podrían tener habilidades muy limitadas de lenguaje. Otros tienen un vocabulario amplio y pueden hablar sobre temas específicos con mucho detalle. Muchos tienen problemas con el significado y el ritmo de las palabras y frases. Además, es posible que no puedan entender el lenguaje corporal y el significado de los diferentes tonos de voz. En conjunto, estas dificultades afectan la capacidad de los niños con estos trastornos de interactuar con los demás, especialmente con los niños de su misma edad.

A continuación, se describen ciertos patrones del lenguaje del comportamiento que a menudo tienen los niños con trastornos del espectro autista.

  • Lenguaje repetitivo o rígido. Es común ver que los niños con un trastorno del espectro autista hablan y dicen cosas sin sentido o que no se relaciona con la conversación que están teniendo. Por ejemplo, el niño cuenta del uno al cinco repetitivamente en una conversación que no se trata de números. O puede repetir continuamente las palabras que ha escuchado, lo que se conoce como ecolalia. En la ecolalia inmediata, el niño repite las palabras que alguien acaba de decir. Por ejemplo, el niño responde a una pregunta con la misma pregunta. En la ecolalia tardía, el niño repite las palabras que escuchó antes. El niño puede decir “¿Quieres tomar algo?” cuando pide algo para beber.
    Algunos niños con un trastorno del espectro autista hablan en un tono de voz más alto o con una voz musical o una voz mecánica como de robot. Otros usan frases hechas para iniciar una conversación. Por ejemplo, el niño dice "Me llamo Tomás", aunque esté hablando con familiares y amigos. Otros pueden repetir lo que escuchan en los programas o anuncios de televisión.
  • Intereses específicos y habilidades excepcionales. Algunos niños pueden iniciar un monólogo muy profundo sobre un tema que les interesa, aunque no puedan tener un diálogo sobre el mismo tema. Otros quizás tengan talento musical o una habilidad avanzada para contar y hacer cálculos matemáticos. Aproximadamente el 10 por ciento de los niños que tienen un trastorno del espectro autista presentan habilidades de "sabio" o son excepcionalmente hábiles en áreas específicas como la memorización, fechas del calendario, música o matemáticas.
  • Desarrollo desigual del lenguaje. Muchos niños con estos trastornos desarrollan ciertas habilidades del habla y del lenguaje que no corresponden al nivel normal y su progreso generalmente es desigual. Por ejemplo, pueden desarrollar rápidamente un gran vocabulario en una determinada área de interés. Muchos niños tienen buena memoria para la información que acaban de escuchar o ver. Algunos pueden leer palabras antes de los 5 años, pero quizás no entiendan lo que leen. A menudo no contestan cuando los demás les hablan ni tampoco cuando los llaman por su propio nombre. Por esto, a veces se cree equivocadamente que los niños con el trastorno del espectro autista tienen un problema de audición.
  • Poca habilidad para la comunicación no verbal. Es común que los niños con un trastorno del espectro autista no puedan hacer gestos (como señalar un objeto, por ejemplo) para dar significado a lo que dicen. Por lo general, evitan el contacto visual, lo que los hace parecer maleducados, desinteresados o distraídos. Sin la posibilidad de hacer gestos o usar otras habilidades no verbales para mejorar sus habilidades de lenguaje oral, muchos niños con estos trastornos se frustran al no poder expresar sus emociones, pensamientos y necesidades. Es posible que demuestren esa frustración con arrebatos verbales u otros comportamientos inapropiados.

¿Cuál es el tratamiento indicado para los problemas del habla y del lenguaje causados por los trastornos del espectro autista?

Si el médico sospecha que el niño tiene un trastorno del espectro autista o un problema de desarrollo, por lo general le dirá que vea a una serie de especialistas, entre ellos, un patólogo del habla-lenguaje (fonoaudiólogo). Este profesional de la salud está capacitado para tratar a las personas con trastornos de la voz, el habla y el lenguaje. El patólogo del habla-lenguaje hace una evaluación completa de la habilidad del niño para comunicarse y diseña un programa de tratamiento adecuado. Además, puede solicitar pruebas de audición para asegurar que la audición del niño es normal.

Es fundamental enseñarles a los niños con trastornos del espectro autista cómo mejorar sus habilidades de comunicación para que puedan alcanzar su máximo potencial. Existen muchas maneras para mejorar las habilidades de comunicación, pero el mejor programa de tratamiento comienza temprano, durante los años preescolares, y está adaptado a la edad y los intereses del niño. Este tipo de programa también debe ayudar con los problemas de comportamiento y con las habilidades de comunicación del niño y debe reforzar regularmente las acciones positivas. En su mayoría, los niños que tienen trastornos del espectro autista responden bien a los programas especializados y bien estructurados. Los padres o quienes estén a cargo del cuidado del niño, al igual que otros familiares, deben involucrarse en el programa de tratamiento para que éste forme parte de la vida diaria del niño.

Para algunos niños más pequeños con estos trastornos, una meta realista del tratamiento es mejorar las habilidades del habla y del lenguaje. Los padres y otras personas encargadas del cuidado del niño pueden aumentar su posibilidad de alcanzar esta meta si ponen atención al desarrollo del lenguaje desde un comienzo. Así como los niños aprenden a gatear antes de caminar, también desarrollan habilidades previas al lenguaje antes de comenzar a usar palabras. Estas habilidades incluyen uso del contacto visual, gestos, movimientos del cuerpo, imitación de otras personas y balbuceo y otras vocalizaciones como ayuda para su comunicación. Los niños que no tienen estas habilidades pueden ser evaluados y tratados por el patólogo del habla-lenguaje para así evitar mayores retrasos en el desarrollo.

Para los niños un poco mayores con trastornos del espectro autista, la instrucción en comunicación les enseña habilidades básicas del habla y del leguaje, como palabras solas y frases. La instrucción avanzada se enfoca en la manera en el que el lenguaje puede servir un propósito, como aprender a mantener una conversación con otra persona, lo cual incluye mantenerse dentro del tema y esperar el turno para hablar.

Algunos niños con estos trastornos quizá nunca lleguen a desarrollar habilidades del habla y del lenguaje verbal. Para ellos, la meta puede ser aprender a comunicarse usando gestos, como con el lenguaje de señas. Otros tienen como meta comunicarse mediante un sistema de símbolos donde se usan dibujos para comunicar ideas. Los sistemas de símbolos incorporan, entre otras cosas, pizarras para dibujar, tarjetas y hasta aparatos electrónicos sofisticados que generan el lenguaje a través de botones que representan las acciones o cosas comunes.

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo para mejorar la comunicación en los niños con trastornos del espectro autista?

La ley federal del 2014 para combatir el autismo (Autism CARES Act) puso especial atención a la necesidad de ampliar la investigación y mejorar la coordinación entre todos los componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH*) encargados de financiar las investigaciones sobre estos trastornos. Estos institutos incluyen el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH*), junto con el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD*), el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD*), el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS*), el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS*), el Instituto Nacional de Investigación en Enfermería (NINR*) y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH*).

Hay cinco institutos dentro de los NIH (NIMH, NIDCD, NICHD, NIEHS y NINDS) que juntos apoyan los Centros de Excelencia en Autismo (ACE*, en inglés), un programa de centros de investigación y redes universitarias en los Estados Unidos. Allí, los científicos estudian una gran variedad de temas que van desde las investigaciones en ciencias básicas que exploran los componentes moleculares y genéticos del autismo, hasta los estudios de investigación clínica traslacional que evalúan nuevos tipos de terapias de comportamiento. En algunos de estos estudios participan niños con trastornos del espectro autista que tienen habilidades limitadas del habla y del lenguaje, y podrían llevar a evaluar nuevos tratamientos o terapias. Para obtener información acerca de los ensayos clínicos que se están llevando a cabo, visite el sitio web en inglés de los NIH sobre ensayos clínicos y use el término “autism” (autismo) en la búsqueda. Encontrará dónde están localizados y quiénes pueden participar.

El NIDCD además apoya las investigaciones que mejoran la vida de las personas con trastornos del espectro autista y sus familias (enlace en inglés). Un taller en inglés dirigido por el NIDCD se enfocó en los niños con trastornos del espectro autista que tienen habilidades limitadas del habla y del lenguaje, lo que resultó en dos artículos innovadores.1Otro taller en inglés del NIDCD sobre la medición del lenguaje en niños con estos trastornos resultó en una serie de recomendaciones para estandarizar la evaluación de las habilidades del lenguaje. Los puntos de referencia facilitarán y harán más precisa la comparación de la eficacia de los diferentes tratamientos y terapias.

Los investigadores financiados por el NIDCD en universidades y organizaciones del país también están estudiando:

  • Cómo los padres pueden afectar los resultados de los diferentes tipos de terapias de lenguaje para niños con trastornos del espectro autista.
  • Mejores maneras para desarrollar la comunicación entre niños con y sin los trastornos del espectro autista. Esto podría incluir un tablero de comunicación con símbolos e imágenes, o incluso una aplicación para teléfonos celulares inteligentes.
  • Factores que pueden predecir mejor si un bebé tiene riesgo de tener un trastorno del espectro autista cuando un hermano mayor tiene uno de estos trastornos, y cuando el bebé muestra problemas en las habilidades tempranas de la comunicación social.
  • Técnicas para ayudar a los investigadores a comprender mejor cómo los niños muy pequeños con trastornos del espectro autista perciben las palabras, así como los problemas que tienen con las palabras.
  • Maneras rentables de prevenir o reducir el impacto de los problemas médicos o de salud que afectan el habla, el lenguaje y las habilidades sociales en niños que tienen un alto riesgo (por ejemplo, los hermanos menores de niños con trastornos del espectro autista).
  • El desarrollo de software para ayudar a las personas con los trastornos del espectro autista que tienen dificultad con el habla a comunicar pensamientos complejos e interactuar de manera más eficaz en la sociedad.

*Son las siglas del nombre del instituto o programa en inglés.

¿Dónde puedo obtener más información sobre los trastornos del espectro autista?

Hay información de otros Institutos y Centros de los NIH que participan en la investigación sobre los trastornos del espectro autista en la página de información de salud de los NIH. Para su búsqueda, haga clic en el término “autismo”.

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Número de teléfono gratuito: (800) 241-1044
Número gratuito TTY: (800) 241-1055
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 97-4315 S
Octubre de 2016

 


  1. Kasari, C., Brady, N., Lord, C. y Tager-Flusberg, H. (2013). Assessing the minimally verbal school-aged child with autism spectrum disorder. Autism Research, 6(6), 479–493. doi: 10.1002/aur.1334. Review. Obtenido el 8 de noviembre de 2016 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24353165.

    Tager-Flusberg, H. y Kasari, C. (2013). Minimally verbal school-aged children with autism spectrum disorder: the neglected end of the spectrum. Autism Research, 6(6), 468–478. doi: 10.1002/aur.1329. Review. Obtenido el 8 de noviembre de 2016 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24124067.

Descarga de Adobe Acrobat Reader

Last Updated Date: 
March 23, 2018