Skip to main content
Text Size: sML

Opciones de comunicación para los niños con sordera o problemas de audición

En está página:

¿Cómo se identifica la pérdida de audición o la sordera en los recién nacidos?

La sordera o deficiencia de la capacidad auditiva no sólo afecta al niño que es sordo o con pérdida de audición, sino también a los familiares, amigos y profesores. Los profesionales de la salud, incluidos otorrinolaringólogos (médicos del oído, la nariz y garganta), pediatras y audiólogos usan varios métodos para detectar la sordera y la pérdida de audición en los niños.

Dos de estos métodos son la prueba de Respuesta Auditiva Troncoencefálica (ABR, por su sigla en inglés) y la Prueba de Emisiones Otoacústicas Evocadas (EOAE, por su sigla en inglés). ABR examina la respuesta eléctrica del cerebro al sonido para determinar si el oído funciona adecuadamente. EOAE se basa en el monitoreo de los sonidos producidos por el oído interno en respuesta a la estimulación.

Algunos niños son identificados al nacer o en los primeros meses de vida con problemas de audición o sordera, pero muchos de ellos no tienen ninguno de estos desórdenes. El objetivo nacional fijado por el Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por su sigla en inglés), en colaboración con organizaciones nacionales y organismos del estado, es examinar a todos los recién nacidos o durante el primer mes de vida para ver si tienen pérdida de audición o sordera. HHS espera lograr esta meta examinando a los recién nacidos mientras están en el hospital o dentro del primer mes de vida. Otra meta de HHS es realizar una evaluación audiológica total para confirmar antes de los 3 meses de edad el grado de pérdida de audición de un lactante. Un tercer objetivo nacional es desarrollar un tratamiento apropiado para los niños sordos y con problemas de audición antes de que cumplan 6 meses de edad. Gente Sana 2010, el programa de esta década para mejorar la salud, incluye todas estas metas, así como otros temas de salud relacionados con la capacidad auditiva.

Arriba

¿Cómo se identifica, en los niños pequeños, la pérdida de audición que aparece posteriormente?

A veces los bebés y los niños pequeños que pueden haber tenido poca o ninguna pérdida de audición al nacer muestran signos de ésta en etapas posteriores de su niñez. Es especialmente importante una evaluación adicional, ya que la pérdida de audición de cualquier clase puede afectar el habla y el desarrollo del lenguaje de un niño. Sólo su doctor, audiólogo o fonoaudiólogo puede hacer un diagnóstico de la pérdida de audición, pero hay cosas que usted puede hacer para ayudar a su hijo. La publicación de NIDCD, El Silencio no siempre es oro, contiene una lista de preguntas que pueden ayudarle a medir las capacidades de su hijo y compararlas con lo que los médicos sugieren como desarrollo normal.

Arriba

¿Qué causa la sordera o la pérdida de audición en los recién nacidos?

Uno de cada 1.000 bebés nace sordo. Uno de cada 1.000 tiene problemas relacionados con la capacidad auditiva lo bastante significativos como para dificultar el habla. Se cree que más de la mitad de todos los casos de sordera o de deterioro de la capacidad auditiva tiene una o varias causas genéticas. El deterioro recesivo de la audición representa la porción más grande de la sordera o de los problemas de la capacidad auditiva. Cerca del 90 por ciento de los bebés que nacen sordos tienen padres sin problemas de audición.

Algunas formas hereditarias de la sordera o del deterioro de la capacidad auditiva se asocian con otras características físicas identificables. Por ejemplo, el síndrome de Usher puede involucrar sordera y problemas de visión. El síndrome de Waadenburg implica sordera y cambios en la pigmentación del pelo y los ojos.

Arriba

¿Cuáles son las opciones comunicacionales para los niños con sordera y problemas de audición?

Por cientos de años, las personas han discutido sobre la mejor manera de proporcionar habilidades comunicacionales y educación para los niños sordos y/o con problemas de audición. NIDCD no intentará resolver este problema. En cambio, NIDCD le ayudará a entender las opciones y las preguntas a considerar.

Aquí le presentamos algunas cosas en las que generalmente concuerdan científicos y profesionales de la salud, educadores y padres con experiencia en este tipo de problemas:

  1. Cuanto antes se identifique la sordera o la pérdida de audición, mejores son las oportunidades que un niño tiene de adquirir el lenguaje, ya sea hablado o a señas. En 1993, NIDCD publicó una declaración de consenso sobre cómo identificar la sordera en los niños. American Speech-Language-Hearing Association (Asociación Estadounidense del Habla, Lenguaje y Audición), Alexander Graham Bell Association for the Deaf and Hard of Hearing (Asociación de la Sordera y de Problemas de la Audición Alexander Graham Bell), y National Association of the Deaf (Asociación Estadounidense de la Sordera) tienen información sobre este tema.

  2. Cada niño es único. Es importante comprender la naturaleza y el grado total de la pérdida de audición o sordera de un niño. Es también importante entender cómo cada miembro de la familia y aquellos que cuidan a los niños se comunicarán con ellos. Familiarícese con los servicios que se ofrecen en su comunidad para los niños de educación preescolar y primaria.

  3. La optimización de la audición residual puede ser ventajosa. Los niños pueden beneficiarse de los audífonos o de los implantes cocleares. Esta es una decisión que usted debe tratar con el proveedor de salud de su hijo.

  4. La exploración de opciones y, si fuera posible, el trabajo con profesionales en equipo pueden ser beneficiosos. Su hijo puede visitar a un pediatra, un otorrinolaringólogo, un audiólogo y/o a un fonoaudiólogo. Pídale a cada uno de ellos que mantenga a los otros informados acerca de las visitas de su niño. La atención coordinada puede ser una gran ayuda para usted y su hijo.

  5. Es importante interactuar a menudo con su bebé sordo o con problemas de audición mediante abrazos, miradas, sonrisas y responder a su bebé desde el principio. Todas las personas que cuiden al niño durante su vida deben seguir interactuando con él o ella. Los niños necesitan amor, estímulo y la atención de sus familias.

Arriba

¿Cómo aprenderá a comunicarse mi hijo?

Existen dos filosofías distintas sobre esta materia, así como también algunos enfoques combinados:

  1. Enfoques orales / auditivos. Estos enfoques aprovechan la audición residual, y la capacidad de leer los labios dentro de un contexto. Acentúan el mejoramiento de las aptitudes para hablar y escuchar y el uso de tecnología, incluidos los implantes cocleares (cuando sea apropiado al tipo de pérdida de audición), audífonos, las ayudas táctiles, el lenguaje Cued (bimodal) y los dispositivos de ayuda. El objetivo de este enfoque es promover las habilidades orales y auditivas en el idioma hablado. Para más información, sírvase comunicarse con American Speech-Language-Hearing Association (Asociación Estadounidense del Habla, Lenguaje y Audición), Alexander Graham Bell Association for the Deaf and Hard of Hearing (Asociación de la Sordera y de Problemas de Audición Alexander Graham Bell), Gallaudet University’s Laurent Clerc National Deaf Education Center (Centro Nacional de Educación de la Sordera Laurent Clerc de Gallaudet University), o con National Cued Speech Association (Asociación Nacional del Lenguaje Bimodal-Cued).

  2. Lenguaje a señas. Algunos niños sordos, en particular los que nacen de padres sordos, usan el lenguaje a señas americano (ASL, por su sigla en inglés) como su primer idioma. Al igual que con los padres que no presentan problemas de audición, el origen de la sordera en un niño nacido de padres sordos no puede identificarse fácilmente. Para más información, contacte The National Association of the Deaf (Asociación Nacional de los Sordos), American Society for Deaf Children, (Asociación Estadounidense por los Niños Sordos), o Gallaudet University’s Laurent Clerc National Deaf Education Center (Centro Nacional de Educación de la Sordera Laurent Clerc de Gallaudet University).

  3. Enfoques combinados. Algunos niños sordos que usan principalmente la comunicación oral, también aprenderán a usar el lenguaje a señas (usando ASL, lenguaje a señas, lenguaje Cued, y/o deletreo digital). Algunos niños que usan ASL como su primer idioma aprenderán a hablar. Los niños que usan ASL como su primer idioma también deben aprender a leer y escribir, lo que puede ser una tarea difícil. Usted necesitará considerar una variedad de estrategias para asegurarse que su hijo aprenda a leer y escribir.

Arriba

¿Cómo puede mi familia participar en investigaciones relacionadas con el tema?

Si usted o su familia están interesados en participar en investigaciones relacionadas con la sordera hereditaria, el deterioro de la audición o las estrategias de tratamiento e intervención, por favor contáctenos al correo electrónico nidcdinfo@nidcd.nih.gov. Usted también puede visitar la base de datos de ensayos clínicos en el portal de Internet clinicaltrials.gov/ct/gui.

Arriba

¿Cómo puedo obtener mayor información?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que pueden responder sus preguntas y proporcionarle información, por escrito o en formato electrónico, acerca de este tema. La lista de organizaciones está localizada en www.nidcd.nih.gov/directory. Actualmente, el directorio por Internet está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras claves para ayudarle a localizar las organizaciones de mayor relevancia:

Para mayor información, direcciones y números telefónicos adicionales o para recibir una lista de las organizaciones por escrito, contacte a:

NIDCD Information Clearinghouse
1 Communication Avenue
Bethesda, MD 20892-3456
Número de Teléfono Gratuito: (800) 241-1044
Número Gratuito de TTY: (800) 241-1055
Fax: (301) 770-8977
Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH número 00-4393
Abril de 2000

Arriba